• Ana Patricia Campos Pinedo

LA IMPORTANCIA DE LA LECTURA DE CUENTOS EN LA PRIMERA INFANCIA

By: Ana Patricia Campos Pinedo - Psicoterapeuta Infanto Juvenil


¿Por qué es importante leer cuentos a los niños?

Los niños y niñas por naturaleza tienen mucha creatividad e imaginación; en la primera infancia tienen un pensamiento mágico y así como el juego, escuchar historias es una actividad que ayuda a su desarrollo cognitivo y por supuesto emocional. Cuando leemos un cuento a un niño pequeño se activa la hormona oxitocina, llamada “la hormona del amor”, nuestro cerebro la produce y segrega cuando realizamos actividades agradables con el otro que generan confianza, con ese otro con quien sentimos “apego y conexión”, entonces, leerle cuentos a un niño o niña es además una actividad que puede sanar y transmitir confianza y seguridad, algo que muchos padres, madres y maestros deseamos para nuestros hijos y alumnos. También fortalece el vínculo padre – madre e hijo, siempre y cuando se genera un espacio exclusivo para leer, sin interrupciones, llamadas o mensajes y mejor si es antes de dormir.





Libro: Desconectados, Miriam Tirado.

Ilustrador: Joan Turú





Cuentos para entender problemáticas sociales y familiares:

Y, ¿qué pasa cuando un niño o niña escucha una historia que representa una situación o conflicto por el que está atravesando?; sucede un mecanismo psicológico llamado “proyección” que en psicología usamos para definir cuando una persona otorga u observa en el otro lo que le pasa o quiere que le pase. Cuando un niño o niña escucha una historia similar a la suya, se acerca a ésta de una manera más segura, sin que represente peligro y sin verse expuesto; entonces es cuando la narrativa que les presentamos permite curar o entender de manera más sana lo que está viviendo y será importante que un adulto de confianza acompañe este momento y es más favorable que los cuentos tengan un desenlace realista y educativo.


Los cuentos son desde hace mucho una herramienta proyectiva importante en el proceso de psicoterapia infantil, juvenil y por qué no en adultos, hoy en día está cobrando mucho protagonismo y utilizado por profesionales de la educación y salud mental. La pandemia no solo nos ha traído dolor, sino ha generado la necesidad de realizar actividades que calmen temores y entretengan a grandes y chicos; la lectura se convirtió en una de las actividades más demandas en las familias y ojo que no solo hablamos de cuentos en papel; sino de aquellas historias creadas desde la experiencia de cada uno y que se ha compartido en familia.


Cuentos que favorecen el desarrollo Cognitivo y estimulen las funciones superiores:

La lectura de cuentos también favorece el desarrollo de capacidades cognitivas, funciones ejecutivas, lenguaje, de la lectura en sí, capacidad de reflexión, análisis, síntesis, comprensión, etc. Si eres un adulto que lee también estás desarrollando la creatividad, imaginación, curiosidad y mantenemos nuestro cerebro activo, evitando la aparición de problemas de las funciones superiores que son comunes en la vejez. Imaginemos entonces los beneficios que puede traer a un niño/a. Hoy en día, y hace muchos años atrás, se asocia aprender nuevos conocimientos con algo aburrido y debemos modificar en la sociedad desde bien temprano. Hay que transmitir a los lectores infantiles que aprender es algo divertido, para que así en un futuro sigan queriendo aprender; de lo contrario, existirá el fracaso escolar, como existe hoy en día cada vez a más temprana edad.


Si podemos transmitir conocimientos a través de la lectura, también podemos transmitir experiencias que incrementen su inteligencia emocional, por ejemplo, podemos explicarles diferentes problemáticas que en la historia presentada pueden resolverse y, por supuesto poder aplicarlo a sus experiencias de la vida diaria.




Libro: Con un susurro basta. Elisa Molina

Ilustradora: Marta Costa







¿Quieres leerle un cuento a tu hijo/a, alumno/a?

Aquí te dejamos algunas recomendaciones para fomentar el gusto por la lectura y cómo acompañar a tu hijo/a o alumno/a:

• Cuéntale acerca de tus vivencias agradables de cuando eras niño/a. Será una forma de practicar.

• Crea una historia con él o ella.

• Antes de comprar un cuento en papel elige una historia sobre una temática de su interés, si es de poca letra mejor para empezar. Se recomienda los álbumes ilustrados.

• Luego se puede ir incrementando la cantidad de palabras o texto de las lecturas, es importante en los niños pequeños que siempre tenga imágenes.

• Será muy importante acompañarlo en la lectura, al inicio leyendo para él o ella y después escuchando lo que ellos/ellas vayan leyendo.

• Preguntarle acerca de la historia y qué piensa o siente. Plantearle a partir de la historia cuál hubiera sido el actuar si sería el protagonista. ¿Qué final le daría?.


Ritual antes de empezar a leer:

Rafa Guerrero y Olga Barroso (2021) nos recomiendan el siguiente ritual:


Decirle a nuestro hijo/a o alumno/a: “Prepárate porque vamos a hacer algo mágico, vamos a entrar juntos en un cuento. Yo te lo voy a leer y tú lo vas a escuchar y así vamos a entrar en un mundo de fantasía”.


Para entrar en un cuento hay que:

- Relajar los ojos, no mirar alrededor.

- Abrir bien los oídos.

- Frotarnos las manos para que entren en calor.

- Después ponerlas sobre el corazón, porque es con lo que se escucha un cuento.

- Y ahora, escúchame e imagina lo que el cuento y yo te vamos a contar.


Y lo más importante, no te olvides de sentir el cuento también con el corazón y meterse en la historia para que los niños le sigan.


“Un niño que lee será un adulto que piensa”. Anónimo.

Ana Patricia Campos Pinedo

C.Ps.P. 10760

Psicóloga – Psicoterapeuta Infanto Juvenil.

80 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo