• SBS +Educación

Adolescente abrazado, Adolescente aceptado

Lucero Lauro Roca - Licenciada en Psicología


¿Recuerdas la última vez que tú y tu hijo/a adolescente se abrazaron?

Si te remontaste a un día festivo o a un saludo automático, sigue leyendo para enterarte cómo implementar esta práctica saludable y necesaria en la relación con tu adolescente.

Muchos padres dudan en abrazar a sus hijos adolescentes, refiriendo que los notan distantes, como si hubiera una barrera entre ellos, donde rara vez dialogan y hasta donde quizá exista conflicto.


Entonces, ¿cómo logro acercarme si lo más probable es que me rechace?

Primero, recuerda si tú mismo anhelaste en silencio que tus propios padres se acercaran a ti más afectuosamente durante tu adolescencia. Probablemente así te haya sucedido, entonces deja tu ego de lado y anímate a tomar la iniciativa con optimismo.

Segundo, como cuando tu hijo/a era bebé y al principio no sabías por qué lloraba e instintivamente lo tomabas en brazos y eso los calmaba un poco dándote un tiempo para determinar si era por hambre, frío, etc.; de igual manera “tómalo en brazos” ahora, cuando tampoco tengas idea de por qué se siente o actúa de tal o cual forma, cuando aún no sepas cómo ayudarlo o cuando sólo haya pugna. Ahora también es cuando un abrazo puede darle a tu adolescente la contención momentánea y a ti el tiempo para empatizar e identificar lo que necesita, así como también disipará la tensión entre ustedes.


Si no eres correspondido o recibes una negativa, no desesperes. Así como al coger una rosa sabemos que podemos toparnos con espinas, y no por eso dejamos de tomarlas y apreciarlas; de igual forma no dejemos de abrazar a nuestros hijos adolescentes pese al rechazo, pues ellos muy dentro de sí agradecen y valoran a quienes les importan lo suficiente como para acercarse a ellos a pesar de sus… puntiagudas defensas… Además, tu intento de interacción hará que tu hijo/a sepa, tenga claro y recuerde siempre que los canales están abiertos y que tu apoyo estará presto incondicionalmente cuando lo requiera. Verás que esta aparente simple acción y actitud le transmitirá un sentido de aceptación, aprobación y comprensión con el que tu hijo/a adolescente se irá aperturando poco a poco.

Lucero Lauro Roca Licenciada en Psicología

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo